Bahía solano en el pacifico Colombiano una experiencia única

Publicado por Elizabeth Munera A. en

Cuando estudiaba en el colegio el bachillerato, tuve un profesor que nos contaba que venía de Bahía Solano, un lugar con hermosas playas en el pacífico colombiano. Desde ese momento, y con el gusto que tengo por la playa y el mar, anoté mentalmente ese destino para conocerlo algún día, y ese día llegó este año durante el mes de marzo.

Playa El Almejal - Bahia solano

Playa El Almejal – Bahia solano

A pesar de que varias agencias de viaje promocionaban el destino dentro de sus  paquetes, preferí reservar y comprar todo por mi cuenta, y después de analizar hostales, cabañas y todo tipo de alojamiento, me decidí por El Almejal,  un ecolodge del que les hablaré más adelante. En compañía de mi compañera de viaje favorita (mi mamá), nos fuimos a disfrutar de una estancia maravillosa allí.

 

Playa y selva

Una vez salimos del aeropuerto Olaya Herrera de Medellin,  volamos aproximadamente 45 minutos divisando un tapete precioso de montañas, ríos y bosques espesos, para aterrizar luego en una pista que como en una película apareció de la nada.

Para mi era la primera vez que dejaba de lado el confort y el ruido constante de la ciudad, para experimentar de algo más calmado y hermosamente simple. Una vez pisamos tierra, el internet de mi celular se extinguió inmediatamente, fue curioso, pero estar despojada de ese medio, también le dio un sentido nuevo al viaje. Allí después de hacer los registros correspondientes de ingreso, nos recibió el transporte de El Almejal, un joven de la zona sonriente nos recibió el equipaje y nos condujo con buena música por toda la carretera, mientras mi mamá  y yo divisábamos y conversábamos en la selva espesa. Recorrimos la vía por casi 40 minutos, pasamos por el pueblo y luego tomamos el sector del Valle, hacia la playa El Almejal donde nos íbamos a hospedar. Llegar a esa playa fue mágico…

 

El Almejal

Basilisco

Basilisco

Cuando llegamos, Luisa la administradora del ecologe nos recibió y nos informó de los horarios de las comidas, el itinerario para los días que íbamos a estar allí y nos dio recomendaciones para estar en la playa, los cambios de la marea y mas. A primera vista, me enamoré de ese lugar, la paz que se respira y teniendo por música el oleaje continuo del mar, me conectó inmediatamente con un nuevo sentimiento en mi interior, algo muy genuino y espiritual podría decir, sucedía en mi mamá y yo.

Ver desde el dek de nuestra cabaña la playa y ver correr al basilisco en la tarde, fueron algunos de los momentos de ese primer día, que nos llenaron de mucha alegría, era como si el lugar nos trasformara en la misma naturaleza que nos rodeaba. Luego, logramos algo de señal para llamar a nuestra casa y decir que habíamos llegado muy bien, que lo que veíamos y vivíamos era maravilloso.

 

Un hospedaje diferente

El Almejal, es mas que un lugar de hospedaje, es un lugar de turismo sostenible que tiene entre sus servicios y misión la huerta orgánica, las caminatas al interior de la selva en sus predios, el programa de conservación y protección de tortugas y el apoyo al artesano local. Tuvimos la oportunidad de experimentar casi todas estas actividades, a excepción del contacto con tortugas ya que no era época de desove, sin embargo, disfrutamos al máximo cada experiencia, y repito, para uno que esta acostumbrado a la ciudad, impregnarse de este aire limpio, de las aves y los ruidos nuevos, fue totalmente liberador y curativo.

Selva El Almejal-Bahía solano

Selva El Almejal-Bahía solano

Durante nuestra caminata a la selva, tuvimos la oportunidad de ver especies como el Arlequín Chocoano (una pequeña y ruidosa rana) típica de la zona, la mariposa Morfo Azul y cientos de cangrejos pequeños que escalaban las piedras y los nacimientos de agua. Esta caminata es actividad obligada para todo el turista que llegue allí, perdérsela no esta permitido.

La comida, es otro plus de El Almejal, comida típica como el pescado en diferentes y ricas preparaciones, dulce de borojó, guayaba y cocadas. Cada comida principal es un verdadero festín, mientras uno observa la playa desde la comodidad del restaurante y se siente como en el paraíso. Igualmente, las cabañas con muy confortables, tiene su toldillo para evitar los zancudos, servicio de baño y ventilación, el descanso es totalmente reparador allí.

https://www.almejal.com.co/

 

Y todavía había mas

La verdad es que un articulo se queda corto para describir todo lo emocionante que vivimos en Bahía Solano, ya que también recorrimos el Río Tundó, gracias a la empresa Tundó Tours que administra el joven Francisco en compañía de Bedoyo su asistente de viaje, y a quienes agradecemos la hospitalidad, el café y la piña en pleno nacimiento del río, mientras disfrutábamos de un buen baño en sus aguas cristalinas.

Río Tundó - Bahía solano

Río Tundó – Bahía solano

También pudimos visitar Playa Cocalita rumbo al Parque Nacional Natural Utría, donde vimos toda clase de aves y vegetación nativa en la aguas del estuario.  Este recorrido se hace por plataformas que han construido en el agua, dura aproximadamente una hora, y esta en construcción la ampliación del sendero, deben visitarlo también. Allí, mientras la lancha a motor cortaba las olas de regreso a la playa, una pareja de delfines grises nos seguía, como saludándonos.

 

Definitivamente el pacifico Chocoano tiene demasiados atractivos, su gente, la vegetación, los paisajes, la gastronomía y el ambiente en general. Bahía solano es una perla mas de Colombia, oculta mas allá de las montañas, la vida citadina y el estrés cotidiano.

 

Parque Nacional Natural Utría

Al subir las maletas al carro rumbo al aeropuerto para regresar a casa, se me aguaron los ojos, era inevitable sentir que había cambiado durante esa estancia en aquel lugar, por varias razones sentí que debí llegar allá mas que para descanso y vacaciones, transformé muchas ideas que tenia preconcebidas de mi vida y mi destino mientras caminaba y meditaba en las playas de El Almejal. Mi mamá y yo quedamos encantadas y muy agradecidas con las personas de este lugar, al cual esperamos regresar en temporada de ballenas que nos comentaron es genial.

 

Gracias por leerme, si tienen alguna inquietud no duden en dejar el comentario al final, feliz semana.

 

Elizabeth

 

 

Categorías: DestinosExperiencias

Elizabeth Munera A.

Escritora, emprendedora digital y apasionada por los viajes!